Empresas digitales: La ventaja competitiva del futuro

Los constantes y acelerados cambios que sufre de manera permanente la tecnología, están originando un nuevo paradigma respecto a la forma en que las empresas realizan sus negocios. Las condiciones del mercado, las expectativas de los clientes, y las funcionalidades de la tecnología están transformando los procesos a una velocidad exponencial, que no parecen desacelerar en un futuro cercano.

¿Qué es una empresa digital?

Es aquella que utiliza las tecnologías de la información para:

  • Comercializar productos o servicios a través de canales digitales.
  • Comercializar productos o servicios digitales.
  • Captar y capitalizar conocimiento de clientes.
  • Automatizar todos o parte de sus procesos de negocio.
  • Facilitar la colaboración de sus equipos en las tareas de creación de valor.
  • Construir con sus partners, colaboradores o clientes redes de compartición de conocimiento.

El futuro que se puede avisorar, es aquel en donde las empresas que quieran mantener una posición relevante en el sector, deberán haber digitalizado sus procesos, productos, servicios y su organización; y donde un elemento clave lo representa la definición de una agenda digital que impacte en sus modelos de negocio y operativos, desarrollando nuevas capacidades y conocimientos, nuevos procesos de evaluación de resultados e incentivos para los colaboradores a lo largo de toda la organización.

¿Cómo convertirse en empresa digital?

Volverse una empresa digital para 2020, requiere un planeamiento avanzado. Es un proceso que frecuentemente involucra etapas múltiples, experiencia externa, inversiones, y compromiso. Si no se cuenta con el soporte de los ejecutivos y con el presupuesto, el plan está condenado al fracaso. Los pasos generalmente reconocidos, involucran:

  • Priorizar metas y establecer la estrategia.
  • Crear equipos de trabajo, aprovechar la experiencia.
  • Optimizar las oportunidades del mercado.
  • Implementar y controlar el riesgo.
  • Evaluar y redefinir.

Algo más

La verdadera transformación digital reside en las personas, en entender los cambios, en las expectativas, en las emociones y en las relaciones que trae consigo. La tecnología es solo un facilitador, un flamante automóvil del cual el motor eres tú. Lo que va a diferenciarte no es la tecnología que usas, sino el valor que aportas, la historia que cuentas.