Big Data: La revolución de los datos masivos

Vivimos, ya no cabe duda, en la era del crecimiento exponencial y masivo de la información. En esa línea, Eric Schmidt, presidente de Alphabet, resalta que actualmente producimos cada dos días la misma cantidad de información que la humanidad generó desde el principio de la civilización: aproximadamente cinco exabytes de datos. Aunque no es un tema novedoso a nivel global, el ingreso del Big Data en mayores proporciones a los diversos sectores peruanos en los últimos años, está permitiendo a las organizaciones obtener ideas que conducen a mejores decisiones y movimientos de negocios estratégicos.

¿Pero qué es realmente Big Data?

Es el conjuntos de datos o combinaciones de conjuntos de datos cuyo tamaño (volumen), complejidad (variabilidad) y velocidad de crecimiento (velocidad) dificultan su captura, gestión, procesamiento o análisis mediante tecnologías y herramientas tradicionales, y dentro del tiempo necesario para que sean útiles. Datos con una naturaleza asociada a tecnologías modernas, como los web logs, la identificación por radiofrecuencia (RFID), los sensores incorporados en dispositivos o vehículos, las búsquedas en Internet, las redes sociales como Facebook (incluyendo comentarios o likes), computadoras portátiles, teléfonos inteligentes y otros teléfonos móviles, dispositivos GPS y registros de centros de llamadas; combinados con datos estructurados de aplicaciones más convencionales, como un ERP (Enterprise Resource Planning) o un CRM (Customer Relationship Management).

Si combinamos todo esto de una manera eficiente, los beneficios para las empresas son diversos: (1) Descubrir necesidades y puntos de mejora asociadas a falta de información. (2) Nuevas variables para toma de decisiones. (3) Innovación en creación de productos y servicios. (4) Segmentación de clientes. (5) Mejora en la accesibilidad y fluidez de la información corporativa.

Big Data para PYMES

El almacenamiento, gestión y análisis de grandes volúmenes de información también puede ayudar a las PYMES a tomar decisiones más inteligentes y redefinir sus estrategias de mercado, para ello son tres los puntos clave que se deben tener en cuenta: (1) Inversiones moderadas, con resultados potenciales. Identificar sólo aquella información que en realidad puede tener un impacto al optimizar las estrategias y planes de negocio sobre un objetivo definido. (2) Conocimiento para tomar decisiones. Mantenerse actualizado sobre lo que es, lo qué ofrece y lo que implica el entorno de grandes cantidades de datos. (3) Identificar fuentes internas y externas de data. Saber con qué información se cuenta y de cuál se carece es tema prioritario para saber cómo, dónde y cuánto invertir en Big Data. Un reciente estudio de IBM indica que el 80% de las pequeñas empresas utiliza datos procedentes de transacciones para segmentar clientes, el 81% se fía de datos de registro y el 50% de información recabada mediante mails y eventos. El 43% de las PYMES utiliza datos externos procedentes de redes sociales.